lunes, 16 de abril de 2012

SULTÁN Y EL MISTERIO DE LAS PIRÁMIDES. POR MARTA

Erase una vez un gato llamado Sultán que estaba de viaje en Egipto. Sultán estaba viendo las pirámides y vio algo medio enterrado lo cogió y era un libro. Se fue a su refugio y lo estuvo viendo. Estaba escrito en otro idioma y por eso no sabia lo que ponía. Pero se acordó de que el abuelo de un amigo suyo que se llamaba Duque sabia ese idioma. Se fue corriendo hacia el refugio del abuelo de Duque y le dijo que ponía ''Ve a la pirámide de Kefren y descubrirás el misterio de las pirámides''. Sultán decidió ir a las 12 de la noche con una linterna a descubrir el misterio de las pirámides. Cuando llego la hora se fue a la pirámide llamada Kefren y escucho un ruido se dio la vuelta y vio a una momia. Sultán muy asustado quería salir corriendo pero la momia le explico que era una momia buena. Y se fueron los dos en busca del misterio de las pirámides. Y lo encontraron pero ninguno de los dos nunca quiso decir nada de lo que encontraron. Solo sabemos que desde ese momento Sultán siempre lleva un amuleto que encontró allí colgado en el cuello. Sultán, al cabo de un tiempo, se acordó de la momia y dijo: “¡Qué buena amiga era! Espero que nunca cuente nuestro secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada