jueves, 19 de abril de 2012

Sultán y el ojo de Londres


Sultán, la mascota viajera de la clase de 5c de Íllora,

se fue hace ya un tiempo a Londres, a visitar a un amigo suyo llamado Fitaco .

Fitaco le enseñó un millar de cosas, entre otras le enseño una noria que estaba abandonada, porque aunque no funcionaba, contaba una leyenda que quien la construyó estaba maldito por Meque Meque que es como si fuera un fantasma pero que habla mucho, viste de rojo y tienen los ojos enormes.

Entonces creían que quien se montara sería maldito. Sultán que no creía en esas bobadas dijo:

  • Pues yo voy a montarme y voy hacer que la gente no tenga susto.

Su amigo le contestó que estaba loco, que no podía hacer eso, pero a él le daba igual. Fue hacia allí, se monto en la noria, hizo que funcionara, puso música a todo volumen para que la gente lo escuchara y se subió.

El comprobó que era una leyenda absurda y todas las personas que lo vieron se animaron a montarse, y claro está, no les pasó nada.

Gracias a Sultán hizo que esa noria fuera ese año una de las 7 maravillas del mundo.

Y el presidente le dijo a Sultán que hiciera los honores de ponerle nombre.

El la llamó el ¡¡London big eyes ¡¡ porque Londres es en donde está esa noria y big eyes es porque decía la leyenda que los Meque Meque tenían los ojos enormes.

Cuando Sultán llegó a la clase todos coreamos su nombre:

-¡¡SULTAN, SULTAN , SULTAN¡¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada