jueves, 19 de abril de 2012

SULTÁN Y EL OJO DE LONDRES. POR NACHO


Mi amigo Sultán y yo decidimos ir de viaje a... ¡Londres! Cuando llegamos a nuestro destino, al primer lugar al que nos dirigimos sin pensárnoslo dos veces fue a la noria, “London Eye” que significa, “El Ojo de Londres” Nos montamos en ella y desde allí se veía absolutamente todo LONDRES. Sultán se mareó un poco mientras subíamos, pero enseguida se recuperó al ver el bonito paisaje de la ciudad. Desde la cabina en la que estábamos, podíamos observar a las personas como si fuesen hormigas. De pronto, nos pareció escuchar un ruido extraño que venía del río Támesis. Nos fijamos antentamente y vimos cómo nadaba un pez gigante. Dio un salto y se vió claramente que además de ser grande, ¡tenía alas! De repente, empezó a volar, toda la gente se asustó y salieron corriendo en todas direcciones. Yo, que siempre llevaba una cuerda en la mochila, la lancé y conseguí engancharla a su cuello, y atraparlo. Toda la gente que estaba con nosotros en la cabina nos ayudó a sujetar la cuerda para que Sultán pudiese ir por ella hasta llegar al cuerpo del monstruo y que consiguiera su punto débil, que era mirarlo fijamente a los ojos. Finalmente lo vencimos en equipo, todos juntos y... Yo noté un golpecito y unas voces de Sultán, entonces... ¡Me desperté, todo había sido un SUEÑO! Entonces, yo le dije: “¿Qué ha pasado?” “¿Dónde estamos?” Sultán me contestó: “Estamos en un hotel de Londres en el que nos quedamos para descansar, para después seguir visitando más lugares sobre la ciudad” De golpe, me acordé: “Teníamos vacaciones y habíamos decidido venir aquí de viaje”
Entonces, seguimos con nuestro viaje como si no hubiese soñado todo lo otro y seguimos disfrutando de todas las cosas que veíamos (Big Ben, la Abadía de Westminster, etc.)

                                                     FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada